CompeticionesModalidadesRunningTu experiencia

52ª Edición de la Behobia-San Sebastián 2016

Rober Béjar participó el pasado domingo en la Behobia-San Sebastián y nos envía su valoración sobre la prueba.

Opinión

Con menos participantes que el año anterior, debido al alto precio de la inscripción (45€) y a la dureza sufrida en 2015 por el calor, el pasado domingo se disputó la 52ª edición de la tradicional Behobia-San Sebastián. Pese a todo, más de 31.000 corredores inscritos (finalmente 25.228 tomaron la salida) en una de las pruebas con más adeptos dentro del calendario runner. Destacar un año más la participación femenina, con un 23% del total, batiendo un nuevo récord.

Con la inscripción, realizada meses antes a través de internet, te entregan días antes de la carrera la bolsa del corredor (en este caso en Forum Sport). Consta, entre otras cosas, de una camiseta Adidas de muy buena calidad, un cheque descuento de 10€ en tiendas Forum, la revista de la prueba y el dorsal con el chip incorporado.

Para acudir a la prueba, nos apuntamos con RUNNINGFIZ por tercer año consecutivo, ya que organiza el desplazamiento a la perfección (autobús desde Gasteiz + comida en sidrería). Tras dejar la mochila en el trailer de Transportes San José (posteriormente se recoge en la Plaza Gipuzkoa nada más cruzar la meta), toca resguardarse de la lluvia, que amenazaba abundante pero que dejó paso posteriormente a una mañana agradable para correr. El ambiente previo es espectacular. Miles de atletas esperan ansiosos a que se acerque la hora de salida de su cajón. Hay puesto de café gratuito, baños públicos y animación con megafonía en la salida.

Respecto al recorrido, se trata de una prueba de 20 kilómetros con un recorrido exigente y tres modalidades (personas con discapacidad, patinadores y carrera principal, además de la Behobia Txikia y la Behobia Gaztea, que se celebran en Donostia). Tras unos primeros kilómetros junto al río Bidasoa, nos adentramos en Irún, que nos recibe con las calles llenas de gente. Después de un repecho a la salida de Irún (km 3) y una pequeña bajada, encaramos en el km 6 los primeros tramos de la subida al temido Gaintxurizketa. La carretera pica cada vez más hacia arriba y es importante correr con la cabeza y subir a ritmo, ya que aún estamos en la primera parte del recorrido y se nos puede atragantar. Ahí nos encontramos animando al famoso “pirata”, y al primero de los grupos de animación con sus tambores. Tras coronar el alto en el km 8, una larga bajada para recuperar nos llevaría a Errentería, uno de los puntos más emocinantes de la carrera.

Errenteria se vuelca cada año con la Behobia. Centenares de personas pueblan las aceras y vitorean a los corredores a su paso. Cuesta encontrar una localidad que se vuelque con tanta pasión. Nuevamente hay que dosificar ya que inmediatamente después afrontamos una nueva subida, la de Capuchinos, situada en el kilómetro 13.

Después de bajar Capuchinos, con unas vistas espectaculares  de la bahía de Pasaia, encaramos el tramo final. La subida a Miracruz, a 3 kilómetros de la meta, no tiene que envidiar a las grandes etapas del Tour, con público alentándote a cada metro. La cuesta no es más de un kilómetro, pero es conveniente haber guardado fuerzas y no dejarse llevar en exceso por los ánimos del público.

Tras llegar al alto, llega la parte más espectacular y emocionante de la prueba, tanto por la belleza del paisaje (Zurriola, Kursaal, Boulevard) como por las miles de personas que aplauden a los corredores.

Tras llegar a meta sufriendo y disfrutando a partes iguales, toca recoger la medalla, hacerse la foto de rigor, abastecerse de comida y bebida y ducharse en cualquiera de los polideportivos y centros cívicos de Donostia. Hay también autobuses lanzadera gratuitos desde la línea de meta hasta el parking de Anoeta, donde se encuentran los autobuses.

En definitiva, una prueba que para muchos corredores es la carrera popular por excelencia, y que recomiendo disfrutar al menos una vez en la vida. Una carrera especial que hacen grande tanto los corredores llegados de todos los rincones (mención especial a la abundante participación catalana) como los espectadores con su aplauso.

Opinión facilitada por Rober Béjar

archivo_000-1

Lo mejor

  • El público.
  • La animación.
  • Los avituallamientos: un total de 14 en todo el recorrido, destacando la novedad de los avituallamientos sólidos, con plátanos, pasas y gominolas.

Lo peor

  • Las colas que se formaron en Donostia para recoger el dorsal en la feria del corredor.
  • El precio. Por 45 € se pueden disputar pruebas con el doble de recorrido y una muy buena organización.

Valoración

5 Organización

5 Avituallamientos

5 Recorrido

4 Atención al participante

5 Público

4 Feria del corredor

No hay comentarios

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer claúsura informativa

Entrada anterior

Bulletbike Triatloi Taldea

Entrada siguiente

Adidas Ultra Boost / opinión

admin

admin